Análisis Panasonic Lumix GX1

Como ya os había dicho, he estado probando la Panasonic GX1 junto con los objetivos 14-42mm f/3.5-5.6 y el 12-35mm f/2.8. Lo que os puedo decir de forma general es que me ha gustado mucho, más aún que la GF3.

 

Es pequeña pero sin renunciar a la posibilidad de poder acoplar un visor externo, se puede llevar a cualquier parte sin que el peso sea un problema, y no renuncia a una rueda de control para los modos de captura u otra para modificar valores como apertura de diafragma o velocidad de obturación. Con lo que esta cámara es de lo que más se acerca a lo que una cámara para usuarios con un uso mas avanzado.


El cuerpo es metálico y se nota al cogerlo que es de buena fabricación. Y como ya os he dicho posee controles suficientes, tanto la rueda superior para los modos de disparo en donde encontraréis entre otros el modo manual o con prioridad a la apertura, como otra rueda que se maneja con el dedo pulgar para modificar parámetros como la apertura del diafragma. También la rueda situada a la altura del pulgar si os encontráis en el modo manual, podréis pasar entre la posibilidad de variar la velocidad de obturación, la apertura del diafragma, o la exposición con tan solo presionarlo. E incluso posee muchos accesos directos a casi todas las opciones que se os puedan ocurrir, como puede ser la sensibilidad, el modo de enfoque, o como también posee la GF3 con un botón de menú rápido para otras tantas opciones.


Es de agradecer que se permita la posibilidad de acoplar un visor electrónico externo aunque hay que comprarlo a parte, ya que en situaciones de mucha luz a veces no es fácil mirar por su pantalla trasera, que no es abatible, pero que aún así se comporta bastante bien cuando estamos en días con mucho sol. El agarre de esta cámara es bueno, sin llegar al que pueda ofrecer una reflex por cuestión de tamaño, pero si la pequeña empuñadura que posee ayuda a cogerla bastante bien. Su pantalla trasera es táctil y a través de ella podremos llegar a muchas de las opciones que posee esta cámara, y como en el modelo GF3 funciona bien pero a veces falla. Entre sus opciones se encuentra el poder realizar fotos con solo tocar la pantalla, funcionando esta a la perfección.


Sobre los menús no os hablaré mucho sobre ellos ya que son los mismos que podéis encontrar en cualquiera de este tipo de cámaras Micro 4/3 de Panasonic. A través de ellos tendréis control completo sobre todas las opciones que se os puedan ocurrir, tanto medición como límite al ISO automático, lo dicho, todo lo que os podáis imaginar. No os lo había dicho hasta ahora pero el encendido es muy rápido, tanto como en la GF3, y eso me ha gustado.

14mm f/3.5 ISO250 1/60seg Lente 14-42mm

En cuanto a su manejo os diré que es sencillo y como en la GF3 se puede hacer todo con una mano si no usáis el enfoque manual o un objetivo tipo zoom. Con un enfoque muy rápido y precioso, y con la opción de disparar a través de la pantalla táctil. Y como ya os había dicho posee una rueda superior que nos permite cambiar en un momento y sin tener que andar en menús el modo de la cámara, como el modo manual (M), prioridad a la velocidad de obturación (S), prioridad a apertura de diafragma (A), programa (P), todos ellos típicos de cámaras reflex, e incluso para el modo creativo o de escena.

42mm f/5.6 ISO160 1/250seg Lente 14-42mm

Los filtros creativos son ocho en total y variados entre si, y si no os gusta mucho el post-procesar vuestras fotos, seguro que los agradeceréis. En cuanto a la calidad de imagen es bastante buena teniendo en cuenta el tamaño del sensor que posee y como os había comentado he probado el 14-42mm f/3.5-5.6 y el 12-35mm f/2.8.

14mm f/3.5 ISO160 1/500seg Lente 14-42mm

El primero de ellos, el 14-42mm, es un objetivo pequeño que carece de rueda de enfoque y de zoom. Por lo que se ha colocado en el cuerpo de el dos pequeñas palancas en donde podremos variar el enfoque y zoom de esta, digamos que es una manera diferente de manejar un objetivo. Es un zoom pequeño y versátil y no llama la atención ya que es bastante pequeño. Aunque al encenderse la cámara crece un poco en tamaño.


Para seros sincero, con este objetivo no hice muchas fotos ya que el rango focal que ofrece lo cubría el 12-35mm. Aunque el tiempo que lo use si reconozco que me gusto porque es pequeño y permite varias focales sin cambiar el objetivo. Todo ello en un espacio pequeño y que no pesa casi nada. Y sin tratarse de un objetivo luminoso si que cumple su misión de poderse llevar a cualquier parte consiguiendo buenos resultados.

14mm f/3.5 ISO160 1/125seg Lente 14-42mm

Sobre el 12-35mm no os hablaré mucho de el porque escribiré un artículo a parte, simplemente os mostraré varías imágenes para que veáis como se comporta.

26mm f/2.8 ISO160 1/200seg Lente 12-35mm

12mm f/2.8 ISO160 1/500seg Lente 12-35mm

26mm f/2.8 ISO160 1/1250seg Lente 12-35mm

12mm f/2.8 ISO160 1/100seg Lente 12-35mm

Como no la GX1 permite guardar las fotos como RAW o jpg, o los dos formatos a la vez. Permite ráfagas de hasta 20 fotos por segundo pero sin Live View, este modo de ráfaga solo puede hacerse con jpg y un número limitado de fotográmas, por lo que os recomiendo que uséis una ráfaga inferior, como puede ser la de 4,2 fotos por segundo, aunque esta también es sin Live View. Y en cuanto a su rendimiento a altas sensibilidades os diré que se comporta bastante bien hasta ISO 3.200, a partir de ahí las tomas no son muy recomendables de usar.

12mm f/2.8 ISO1250 1/60seg Lente 12-35mm

21mm f/2.8 ISO1600 1/25seg Lente 12-35mm

En cuanto a la grabación de vídeo, no es que sea perfecta, ya que carece de una amplia gama de resoluciones con sus respectivos fotogramas por segundo como pueda haber en otras cámaras, pero me ha gustado la calidad que se consigue con su resolución de 1920x1080 a 50 fotogramas por segundo en modo entrelazado. Si sois de los que os gusta el modo 24p olvidaros de el en esta cámara, y os diré que con respecto a la GF3, la GX1 posee un mejor vídeo en cuanto a detalle. Este vídeo que os muestro a continuación fue realizado con el objetivo 12-35mm de Panasonic. Un detalle que no me ha gustado mucho es que hasta que no comienzas a grabar, no tienes la posibilidad de ver lo que quedará recortado en el modo vídeo, por lo que las tomas se han de comenzar un poco a ojo si quieres dejar algo al borde del encuadre superior o inferior.



En resumen, una cámara pequeña con multitud de accesos directos y buen agarre para el tamaño que tiene. Un cuerpo robusto y que cuenta con detalles que hará que los que estén acostumbrados a ruedas de control, agradezcan la presencia de estas. Con buena calidad de imagen sobre todo con objetivos como el 12-35mm f/2.8 o el 25mm f/1.4, aunque su precio no sea precisamente barato. Y cuyo modo vídeo, que aun con alguna limitación, si que da una buena calidad de imagen, bastante mejor que en la GF3.

16mm f/2.8 ISO160 1/200seg Lente 12-35mm

Ya solo me queda daros las gracias por leer este artículo y deciros que dentro de poco tendré preparado el análisis del objetivo Panasonic Lumix GX Vario 12-35 mm f/2,8 ASPH. Os dejo con más fotos hechas con la GX1, algunas de ellas en blanco y negro.

 24mm f/2.8 ISO160 1/160seg Lente 12-35mm

12mm f/2.8 ISO160 1/400seg Lente 12-35mm

 
33mm f/2.8 ISO320 1/60seg Lente 12-35mm

12mm f/2.8 ISO160 1/125seg Lente 12-35mm

42mm f/5.6 ISO160 1/200seg Lente 14-42mm

13mm f/2.8 ISO250 1/60seg Lente 12-35mm

42mm f/5.6 ISO320 1/80seg Lente 14-42mm

Para terminar os diré que las fotos que veis han sido retocadas muy poco, algo de contraste y en alguna he tocado un poco el histograma, pero lo que veis es mas o menos lo que obtendréis al hacer vuestras fotos. Espero que os haya gustado e intentaré no tardar mucho en escribir el artículo sobre el Panasonic Lumix GX Vario 12-35 mm f/2,8 ASPH.

Licencia de Creative Commons
This obra by Marco González is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Comentarios