Análisis Helios 58mm f/2 44-2

Ya os había adelantado un vídeo la semana pasada y hoy ya os traigo el análisis a esta interesante lente de 58mm.


Se trata de un objetivo fabricado en la Unión Soviética, y que como ya os he dicho es un 58mm f/2. A máxima apertura tiene un buen detalle en el centro, pero las esquinas son algo suaves, y junto con su especial bokeh, hace que los desenfoques en las esquinas se conviertan en especiales. Y es que no tiene el típico círculo perfecto que puede encontrarse en el centro de la imagen de esta lente, sino que los bordes presentan algo parecido a una media luna que le da un encanto especial.


Pero antes de seguir hablándoos de su calidad de imagen os diré que esta es una lente manual. Y podréis cambiar su apertura de diafragma desde la misma lente. Pero al ser una lente rusa tiene una peculiaridad en cuanto a su valor f, y es que si lo situamos en su apertura más cerrada que es 16, tiene otro anillo a parte con el que podemos variar esta apertura de f/2 a f/16 con tan solo girarla.


Posee una montura M42, por lo que si queréis usarlo en vuestras cámaras digitales necesitaréis de un adaptador. Son fáciles de encontrar y yo me compré uno para montura Canon para usarlo en mi 6D. El mio venía con confirmación de enfoque pero para seros sinceros no siempre funciona, y en mi caso cuando funcionaba enfocaba un poco por detrás de donde confirmaba.


El hecho de ser manual no lo hace muy apto para fotos que requieran mucha velocidad, a no ser que se esté acostumbrado a enfocar de esta forma. Por lo que lo mas recomendable es usar el modo live view para asegurarnos de que lo que queremos se encuentra perfectamente enfocado, y mas si vamos a usar grandes aperturas.


Posee un cuerpo metálico y de una magnífica construcción, lo que lo convierte en una lente muy robusta, y al ser pequeño su pero no es excesivo. El aro de enfoque es suave pero el de apertura de diafragma es, en mi opinión, demasiado duro. Y de esta lente hay varios modelos, el mio es un 44-2 que fue de los primeros, pero sé que hay otros más nuevos como el 44M-5.


Y de nuevo volvemos al apartado de su calidad de imagen. Como os he dicho a plena apertura es algo suave en los bordes y a f/5.6 ya posee una buena calidad en toda la imagen, aunque de esta forma se pierde el tan característico desenfoque que posee.


Con esta lente obtendréis un buen contraste, y los colores que conseguiréis quizás os recuerden un poco a  el que obtendréis con alguna película analógica. A mi personalmente me encanta este Helios en estos dos apartados.


Y si sois de los que preferís las imágenes en blanco y negro, pienso que esta es una buena lente para ello, ya que las imágenes hechas con ella y pasadas a blanco y negro os ofrecerán un buen contraste y de nuevo os recordará a los resultados que podréis obtener con algún tipo de fotografía de carrete.


En definitiva, un objetivo con una relación calidad/precio que merece la pena tener. Y no solo por su especial bokeh, sino también porque es un objetivo con el que disfrutaréis usándolo. Aunque si no os gustan los objetivos manuales, o sois de los que necesitáis hacer fotos de forma rápida no os lo recomiendo. Pero si sois de las personas que os gusta enfocar manualmente, o que quiera aprender a hacerlo, o que se tome su tiempo en hacer una foto seguro que os encantará. Y debido a su focal de 58mm es mas recomendable para retratos o fotografía callejera, y mas si lo usáis en una cámara con sensor APS-C ya que se convertiría en un tele corto.


Aquí os dejo varias muestras más para que podáis ver como se comporta este objetivo. Os diré que las fotos tienen mínimas correcciones en cuanto a contraste o histograma, por lo que veis es mas o menos lo que obtendréis con este objetivo.














Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Marco Gonzalez está bajo una licencia de Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional de Creative Commons.

Comentarios