Prueba Canon EOS 760D

Si sois de los que estáis buscando una nueva cámara de iniciación, desde "DSLR Magazine" nos ofrecen la prueba de una de las últimas Canon, la 760D.

Ya comienzan diciéndonos que la pantalla superior LCD y la rueda trasera mejoran el uso de esta para el fotógrafo. Y es que son las únicas diferencias que existen con respecto a la 750D.

Y es que gracias a este LCD podemos saber como tenemos configurada nuestra cámara, y la rueda trasera ayuda tanto a modificar el valor de diafragma, como el punto de enfoque de nuestra cámara.

Aunque nos hablan de un problema que han encontrado en el interruptor de encendido, ya que la posición final es la de grabación de vídeo. Y les ha ocurrido que un 90% de las veces, han puesto el dial en modo vídeo en vez de encender simplemente la cámara. Por lo demás nos dicen que esta es una continuación de los anteriores modelos en cuanto a colocación de diales se refiere.

Este modelo ya cuenta con un sensor de 24 megapíxeles y 19 puntos de enfoque, todos ellos en cruz. Y como no con Wifi, algo que ya vemos normal en cualquier cámara que salga al mercado. Pudiendo así conectarse a otra cámara, un smartphone, una impresora Wifi, un sitio web a través de Canon Image Gateway, con un ordenador conectado a la red o con el sistema presentado por Canon, el Connect Station. Y como no también cuenta con NFC.

Tiene un nuevo sistema de enfoque, que como ya os he dicho es de 19 puntos todos ellos en cruz, que junto con los objetivos STM resulta especialmente útil en vídeo. Incluso incorpora una ampliación de la imagen de x5 o x10 en el enfoque manual.

Su enfoque por lo que nos dicen es rápido y preciso, aunque se resiente cuando la luz es escasa. E incluye una pantalla trasera de 3" abatible, lo que permite poder hacer fotos desde distintos ángulos sabiendo que encuadre tendremos.

Su ráfaga es de 5 fotos por segundo, aunque posee la limitación de su reducido buffer, por lo que no es muy recomendable para fotografía de deportes. Y la grabación de vídeo llega a 1920x1080 a 30 fotogramas por segundo.

Sus conclusiones son que se trata de una cámara ligera, con un enfoque rápido y preciso, y sin necesidad de pulsar un botón adicional para cambiar el diafragma. Aunque ya nos dicen que su precio, de algo más de 600€ el cuerpo solo y con el objetivo de kit por encima de los 1000€, la alejan un poco de lo que un aficionado se gastaría en una cámara.

Esta es una de las imágenes que podremos ver en el artículo.


Aquí os dejo el enlace para que podáis leer el artículo al completo.
www.dslrmagazine.com/pruebas/pruebas-de-campo/canon-eos-760d-prueba-de-campo.html


Comentarios